La Sagrada Comunión

“La Eucaristía es “fuente y culmen de toda la vida cristiana. Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan. La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua” La comunión de vida divina y la unidad del Pueblo de Dios, sobre los que la propia Iglesia subsiste, se significan adecuadamente y se realizan de manera admirable en la Eucaristía. En ella se encuentra a la vez la cumbre de la acción por la que, en Cristo, Dios santifica al mundo, y del culto que en el Espíritu Santo los hombres dan a Cristo y por él al Padre Finalmente, por la celebración eucarística nos unimos ya a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna cuando Dios será todo en todos. En resumen, la Eucaristía es el compendio y la suma de nuestra fe: “Nuestra manera de pensar armoniza con la Eucaristía, y a su vez la Eucaristía confirma nuestra manera de pensar” (Catecismo de la Iglesia Católica 1323-11327)

En la Primera Comunión, los niños se prepararán para encontrarse con el Señor Jesús en este sacramento especial. El ritual de la Primera Comunión celebra el segundo paso del niño hacia la plena iniciación en la Iglesia. La Eucaristía es el regalo más grande que Jesús nos dio -el regalo de sí mismo-. La Eucaristía es un regalo que toma toda la vida entender; es un regalo que requiere una respuesta de nosotros. Es por eso que es tan especial y por lo que debemos tener tanto cuidado para que nuestros niños estén bien preparados.

En el Bautismo de su hijo, a ustedes los padres se les dijo “serán los primeros y los mejores maestros de sus hijos en el camino a la fe”. Involucrarse en la preparación de su hijo para la Primera Comunión es primordial. La parroquia ‘ayuda’, pero no reemplaza su parte en el proceso de guiar a sus hijos en el desarrollo de la fe, mediante el desarrollo y el ejemplo de su propia vida. La mejor preparación para la Eucaristía es llevar a su hijo regularmente a Misa y ayudarlos a entender de qué se trata.

La Primera Comunión se celebra con mayor frecuencia en niños de entre siete y ocho años, cuando han llegado a la edad de la razón y son capases de participar en la vida sacramental de la Iglesia Católica. La Primera Comunión debe ser precedida por los sacramentos del Bautismo y la Reconciliación. “Los niños deben acceder al sacramento de la Penitencia antes de recibir por primera vez la Sagrada Comunión”. (Catecismo de la Iglesia Católica 1457)

Requisitos para la Primera Comunión:

  • El niño deberá estar Bautizado. Una copia del certificado debe estar en los archivos de la oficina parroquial.
  • Asistir al programa de educación religiosa.
  • A cada niño se le requiere terminar el material de la preparación sacramental de la Primera Comunión con sus padres.
  • Tanto los hijos como los padres deberán asistir a Misa.

Comuníquese con la parroquia para más información al 303.455.3613.

Aprende Más

La Eucaristía puede ser más de lo que tu das cuenta:
Es la presencia real, un sacrificio, un alimento.